Seleccionar página

¿Cómo funciona el etiquetado energético en la UE?

El etiquetado energético está diseñado para dar al consumidor información concreta sobre el nivel de consumo de los aparatos antes de adquirirlos, de modo que por una parte se facilita el ahorro de los consumidores y, por la otra, se estimula la producción de productos cada vez más eficientes.

¿Qué es el etiquetado energético?

Según se define en dicho reglamento, el etiquetado energético indica el nivel de consumo de un aparato en una escala de la A a la G, siendo la A la categoría más eficiente desde el punto de vista del consumo de energía.

La información que aportan las etiquetas energéticas permite que los consumidores puedan tomar decisiones fundadas a la hora de adquirir un producto según sea su nivel de consumo energético y, en consecuencia, les ayuda también a ahorrar.

Cuando un aparato alcanza la categoría A, hasta ahora aún se podían añadir a la escala tres subclases más: la A+, A++ y A+++. Sin embargo, el Reglamento (UE) 2017/1369 ya no contempla estas tres categorías suplementarias que irán desapareciendo, aunque seguirán siendo válidas durante unos años.

El motivo es que, según indica el propio reglamento, los fabricantes introducen en el mercado productos cada vez más eficientes y descartan los que lo son menos. Por ello, la mayoría de modelos se terminaban concentrando en las categorías superiores de la etiqueta energética. Por este motivo, el reglamento entiende que lo que debe hacerse es ir reescalando las etiquetas.

En concreto, y por lo que respecta a las clases suplementarias A+, A++ y A+++, el Reglamento indica que pueden inducir a confusión al consumidor y, por ello, entiende que conviene regresar a la escala de la A a la G, estableciendo que se procederá a una revisión de la escala cuando se estime que el 30% de los productos del mercado europeo se sitúen en la máxima clasificación o el 50% se sitúe entre la A y la B.

¿Qué productos deben llevar etiqueta energética?

Los productos que requieren etiquetado energético son:

  • Aparatos de aire acondicionado
  • Cocinas (de uso doméstico)
  • Lavavajillas (de uso doméstico)
  • Radiadores y calentadores de agua
  • Bombillas (direccionales y LED)
  • Bombillas (de uso doméstico)
  • Bombillas (fluorescentes)
  • Aparatos de calefacción local
  • Aparatos de refrigeración (de uso doméstico)
  • Aparatos de refrigeración (de uso profesional)
  • Calderas de combustible sólido
  • Televisores
  • Secadoras
  • Aspiradoras
  • Unidades de ventilación (residenciales)
  • Lavadoras (de uso doméstico)

En Garro encontrarás todo lo que necesites. ¿Tienes dudas?