93 654 60 00 | 93 840 90 86
Seleccionar página

Cómo mejorar el aislamiento acústico

Los materiales y técnicas de aislamiento acústico nos permiten aislar a nivel sonoro una estancia o, al menos, minimizar el ruido. Para lograr el máximo aislamiento, se debe intervenir sobre paredes y ventanas, pero también sobre suelos.

El aislamiento acústico

Son muchos los motivos para intervenir en una vivienda o local con la voluntad de aumentar su aislamiento acústico.

Por lo que respecta a la obra nueva, en materia acústica, las edificaciones deberían regirse por el Real Decreto 1371/2007, de 19 de octubre que aprobó el documento básico DB-HR Protección frente al ruido del Código Técnico de la Edificación.

Según la Asociación Nacional de distribuidores de cerámica y materiales de construcción (ANDIMAC), los edificios construidos con anterioridad a la entrada en vigor de dicho documento pueden tener importantes deficiencias en cuanto al aislamiento acústico.

La intervención en viviendas de este tipo puede reducir los ruidos molestos hasta en un 70% según la misma organización. Por ello, es habitual que los particulares piensen en mejorar el aislamiento de sus viviendas para aumentar el confort y evitar las molestias de los ruidos.

Ruidos de impacto y ruidos aéreos

En general, se suele distinguir entre dos tipos de ruidos cuando pensamos en el aislamiento sonoro. Aunque no solemos percibir la diferencia, sí que es importante tener en cuenta la tipología de ruido que queremos combatir para dar con la solución más apropiada.

Ruidos aéreos

Los ruidos aéreos son aquellos que se transmiten por el aire: voces, música, televisión, etc. Este sería también el caso de ruidos exteriores como, por ejemplo, los originados por el tráfico en las ciudades.

Ruidos de impacto

A diferencia de los anteriores, los ruidos de impacto se originan por el contacto directo con la estructura, que transmite la vibración a otras estancias. Los ruidos de impacto más comunes son las pisadas con tacones altos, la caída de objetos al suelo, vibración de electrodomésticos, etc.

Habitualmente, ambos tipos de ruidos aparecen combinados. En ese sentido, conviene siempre estudiar las necesidades de cada local o vivienda para poder dar con las técnicas más adecuadas.

Por otra parte, el aislamiento acústico obtiene su mayor rendimiento cuando se trabaja desde el inicio, en obras nuevas o reformas integrales. En otros casos, puede que no se alcance el objetivo al 100% aunque sí se puede obtener mejoras muy notables.

Materiales de insonorización

Garro dispone de una amplia variedad de materiales para la insonorización de viviendas o locales. Existen productos que permiten trabajar el aislamiento acústico para edificación mediante láminas flexibles de polietileno reticulado, usadas sobre el forjado y que nos servirán para amortiguar el ruido de impacto en viviendas o cualquier tipo de local. Este es el caso de Impactodan 5, recomendado para la rehabilitación de suelos en viviendas y que actúa como complemento al aislamiento de suelos flotantes para bajas, medias y altas frecuencias.

Otro material con el que se trabaja la insonorización son las membranas acústicas. Se trata de láminas de alta densidad diseñadas para obtener mayor rendimiento acústico.

Tanto en obra nueva como en rehabilitaciones, nuestros técnicos cuentan con los conocimientos y la experiencia para asesorar a todo profesional que se requiera materiales de aislamiento acústico.

Si tienes alguna consulta, no dudes en contactar con nosotros y solicitar el asesoramiento de nuestros expertos.

¿Tienes dudas?