93 654 60 00 | 93 840 90 86
Seleccionar página

Limpieza de las piscinas. ¿Sabes cómo debe hacerse?

Las piscinas son el centro de diversión y de relax por excelencia del verano, pero para poder disfrutar de ellas durante toda la temporada debemos asegurarnos de mantener el agua y la instalación en condiciones. Pero ¿cómo hacerlo?

Mantenimiento de la piscina en invierno

El mantenimiento de las piscinas es una tarea que debe llevarse a cabo durante todo el año y no sólo en la época de baño. Salvo en casos excepcionales, las piscinas no deben vaciarse cada temporada, pero sí que es imprescindible mantener el agua y las instalaciones en condiciones óptimas para poder disfrutarlas en verano.

El vaciado completo de las piscinas se desaconseja dado que el agua ejerce una presión que contrarresta la que la tierra ejerce sobre las paredes y el fondo de la piscina.

Además, actúa a modo de aislante térmico, lo que ayuda a proteger la instalación.

Pero para poder mantener el agua de una temporada a otra, y cambiarla sólo cada cierto número de años, debemos realizar un correcto mantenimiento y limpieza.

Durante el invierno, debemos dejar el agua de la piscina con lo que se conoce como un tratamiento de hibernación o “invernaje”. Este proceso es adecuado cuando la temperatura del agua está por debajo de los 15ºC de forma constante.

Este tipo de tratamientos son distintos a los que se aplican en verano, cuando la piscina está en uso. Su cometido es evitar que proliferen las algas y las bacterias, lo que facilitará mucho su puesta a punto cuando llegue el calor.

Existen variedad de productos de hibernación para piscinas. En Garro, trabajamos con productos de alta calidad y contrastada eficacia como los productos de AstralPool. Existen soluciones para piscinas cubiertas, que tienen una duración aproximada de 6 meses, así como productos específicos para el mantenimiento del agua en piscinas que quedan descubiertas durante el período invernal.

Para aplicar los productos de hibernación de piscinas es necesario realizar antes una limpieza profunda de la instalación, incluyendo paredes y fondo utilizando un aparato limpiador para fondos de piscina, filtros, skimmers, etc.

Terminada la limpieza, debe llevarse a cabo una cloración de choque y asegurar que el ph se sitúa entre 7,2 y 7,6. A partir de entonces, ya se puede añadir el producto de hibernación siguiendo escrupulosamente las indicaciones del fabricante. Se recomienda dejar en funcionamiento la bomba para que el producto se distribuya de forma homogénea.

Puesta a punto de la piscina en verano

Si hemos hecho un buen mantenimiento invernal, nos será mucho más sencillo poner en marcha la piscina para los primeros baños del verano. Para hacerlo correctamente, no debemos esperar a que empiece temporada de calor intenso, sino que ya alrededor del mes de mayo tendríamos que empezar a recuperar los hábitos de limpieza de la temporada.

Tendremos que comprobar, por ejemplo, el funcionamiento del motor de la bomba, poner a punto los filtros, verificar los skimmers, etc.

Se puede emplear también floculante para piscinas, que elimina las partículas en suspensión que el filtro no puede retener y que terminan enturbiando el agua.

Durante la época de baño, es recomendable usar productos alguicidas además del cloro. Se pueden cubrir distintas necesidades con productos multiusos específicos para piscinas. Se trata de productos que eliminan bacterias y microorganismos, y evitan la proliferación de algas a la vez que mantienen el agua transparente. En estos casos, es recomendable optar por soluciones no comburentes, más seguras a nivel de almacenamiento y con un nivel de peligrosidad inferior a los comburentes.

Además, deben hacerse controles periódicos de…

  • La acidez del agua, dos veces por semana, para asegurarse que el ph se mantienen entre 7,2 – 7,6.
  • El cloro, diariamente, para asegurarse de que se sitúa entre los 0,5 y los 2 ppm.
  • La alcalinidad, semanalmente, para asegurarse de que se sitúa entre los 60 a 120 ppm.

Finalmente, para mantener la limpieza del agua y asegurar que los productos se distribuyen homogéneamente, debe encenderse la bomba unas 8 horas al día -dependiendo del volumen- y mantener limpios de impurezas filtros, canastas y coladores.

En Garro, contamos con personal experto en mantenimiento de piscinas y con el apoyo de los principales fabricantes, que nos mantienen al día de las últimas novedades y nos proporcionan la formación más avanzada.

¿Tienes dudas?