93 654 60 00 | 93 840 90 86
Seleccionar página

Encimeras de cocina. ¿Cuál elegir?

En la reforma de una cocina, la elección del tipo de encimera es una decisión importante, en tanto que es un elemento fundamental tanto a nivel estético como funcional.

A la hora de decidirnos por una u otra encimera, tenemos que habernos planteado el uso que haremos de ella y, por tanto, cuáles serán nuestras necesidades específicas.

En general, sin embargo, existen algunas características comunes que cualquier cocina va a requerir:

  • Resistencia a altas temperaturas: el material de la encimera debe estar preparado para aguantar altas temperaturas sin quemarse ni emitir sustancias tóxicas.
  • Resistencia al rayado: la encimera es un espacio de trabajo así que debe ofrecer resistencia a arañazos, abrasiones o golpes.
  • Facilidad de limpieza: el material, además de duro y resistente, debe ser fácil de limpiar con productos de uso doméstico habitual teniendo en cuenta que la encimera estará en contacto directo con los alimentos que vamos a consumir.

A nivel estético, la encimera es protagonista absoluta de la cocina y, especialmente, del espacio de trabajo. Tendremos que pensar en el material que se adapte mejor a nuestras necesidades y a la estética que queremos conseguir.

Tipos de encimera

Actualmente existe una gran diversidad de materiales para las encimeras de cocina.

Encimeras Silestone:

Uno de los materiales más populares es el conocido como Silestone. Se trata de una marca registrada, propiedad del Grupo Cosentino, que se usa para denominar un tipo de material, compuesto de cuarzo natural en más de un 90%. Su alta resistencia lo hace apto para su instalación y uso en cocinas, pero también en baños, laboratorios y otros usos profesionales.

Encimeras porcelánicas:

Una opción elegante y eficaz es optar por superficies porcelánicas ultracompactas como las de la colección Neolith Timber, por ejemplo, que proporciona gran resistencia y versatilidad con texturas naturales inspiradas en maderas nobles.

Encimeras de acero inoxidable:

El acero inoxidable es un material de elevada durabilidad. No en vano suele instalarse en establecimientos profesionales como cocinas de restaurantes. A menudo se instala en viviendas particulares, sobre todo en aquellos casos en el que los inquilinos buscan una estética muy concreta, aunque puede ser sensible a los golpes. Existen también alternativas al acero inoxidable como el modelo Steel Marengo, de Neolith, que tiene un aspecto similar al acero inoxidable, pero con las características propias de las superficies compactas sinterizadas.

Encimeras de madera:

Las encimeras de madera aportan a la cocina la elegancia y calidez del material además de su resistencia y durabilidad, aunque requieren cuidados específicos, por ser sensibles a arañazos, golpes, humedad, etc.

Encimeras de granito:

Las encimeras de granito son una opción elegante, natural y resistente a la vez. A pesar de su elevada durabilidad, se recomienda aplicar los tratamientos indicados por los fabricantes para evitar manchas y deterioros.

Una vez elegida la encimera, también podemos optimizar su uso con elementos que nos ayuden a mantenerla ordenada y despejada. Podemos, por ejemplo, instalar láminas o barras imantadas en la pared para ordenar cuchillos y demás utensilios metálicos. Igualmente, podemos optar por añadir pequeños estantes para colocar recipientes.

En resumen, se trata de recordar que la encimera es un espacio para trabajar y, cuanto más despejada esté, mayor sensación de orden, confort y limpieza proporcionará a la estancia.

¿Estás pensando en renovar tu cocina y cambiar de encimera? ¡Consulta con nuestros asesores!

¿Tienes dudas?