Seleccionar página

Energías renovables para suelo radiante: te contamos cómo funciona la aerotermia y la geotermia

El suelo radiante es un sistema de climatización invisible, que se instala bajo el suelo y que propaga un calor homogéneo por radiación al conjunto de la vivienda. Procura al cliente múltiples ventajas y es compatible con energías renovables, incluidas la geotermia y la aerotermia.

Los sistemas de climatización por suelo radiante pueden ser fundamentalmente de dos tipos. Existen, por una parte, los sistemas eléctricos que funcionan con resistencias y, por la otra, los sistemas hidráulicos.

Los sistemas hidráulicos funcionan con tuberías de agua instaladas bajo el suelo y su uso suele resultar más económico que el de las resistencias eléctricas. Además, permite la circulación tanto de agua caliente como de agua fría, por lo que es posible emplearlo como sistema de climatización en verano.

 

Elementos del suelo radiante

Según la Guía de suelo radiante de la Fundación de la Energía de la Comunidad de Madrid, los elementos principales que intervienen en una instalación de este tipo son:

Para conocer con mayor detalle los requerimientos de la instalación de suelos radiantes, se debe consultar la norma UNE-EN 1264-2:2009+A1:2013 de Sistemas de calefacción y refrigeración de circulación de agua integrados en superficies. Parte 2: Suelo radiante: Métodos para la determinación de la emisión térmica de los suelos radiantes por cálculo y ensayo.

Suelo radiante: ventajas e inconvenientes

Por lo que respecta a la estética, el suelo radiante ofrece evidentes ventajas respecto a otros sistemas de climatización: al tener ocultos todos sus elementos, se evitan todos los problemas asociados a la instalación de radiadores de pared, por ejemplo. En cambio, se consiguen espacios limpios y diáfanos, más amplios y con más posibilidades.

Sin embargo, la principal ventaja del suelo radiante es el confort térmico que aporta a la vivienda en la que se instale. El calor se propaga de forma regular y homogénea de abajo hacia arriba, con lo que se consigue no solamente una sensación térmica agradable, sino que también se evita la molestia de un suelo frío en invierno.

En cambio, con sistemas de suelo radiante, la temperatura del suelo es siempre agradable y nunca excesiva dado que el agua circula por el sistema a temperaturas bajas.

La temperatura de la superficie del suelo radiante no debe superar los 29ºC, por lo que la temperatura que se necesita para el agua que circula en el sistema no excederá los 45ºC. Estas temperaturas, dada su moderación, permiten que el sistema sea compatible con fuentes de energía renovables como la biomasa, la energía solar, la aerotermia o la geotermia.

Aerotermia y geotermia

Tal como indica la Guía de suelo radiante, tanto la aerotermia como la geotermia son tecnologías perfectamente adaptables al sistema de suelo radiante, dado que ambas tecnologías se basan en el uso de bombas de calor, que:

  • Funcionan a bajas temperaturas, siendo la temperatura máxima de impulsión los 60ºC aproximadamente.
  • Trabajan con saltos térmicos bajos y caudales altos.
  • Suelen ser reversibles, es decir que permiten la calefacción y también la refrigeración.

Estas tres propiedades se ajustan a las necesidades y funcionamiento general de los sistemas de suelo radiante, por lo que la tecnología de la aerotermia y la geotermia se consideran del todo aptas para ellos.

Los sistemas aerotérmicos y los geotérmicos se caracterizan por no generar el calor sino por transportarlo.

En el caso de la aerotermia, el sistema toma la energía del aire exterior procede de la radiación solar y la emplea para abastecer los sistemas de calefacción. Puede funcionar con bombas de calor aire-aire o aire-agua.

La geotermia, en cambio, funciona mediante una bomba que aprovecha la energía del subsuelo que, a pocos metros de profundidad, mantiene una temperatura constante durante todo el año.

Garro dispone de productos en lo que se refiere a energías renovables y climatización pero, además, nuestros expertos podrán ayudar a valorar las particularidades de cada instalación según las características del espacio y los requerimientos del cliente.

En Garro encontrarás todo lo que necesites. ¿Tienes dudas?