93 654 60 00 | 93 840 90 86
Seleccionar página

Mejora la luminosidad con el color de las paredes

La iluminación del hogar es clave para el confort de las personas que lo habitan. Sin embargo, la luminosidad de una estancia no depende solamente de las luminarias que se instalen o de la luz natural que entre en ellas: el color que elijamos para las paredes será también determinante.

Colores claros para potenciar la luminosidad

Aunque la luz natural aporta la iluminación más agradable, podemos potenciar la luminosidad de los espacios más sombríos eligiendo cuidadosamente el color de las paredes. En general, para las estancias que cuenten con poca luz natural, tendremos que buscar colores claros, que reflejen la luz. Podemos elegir un color blanco, blanco roto, beige, etc.

Tradicionalmente, se ha empleado el blanco para la pintura de los techos dado su capacidad para aportar luminosidad. A veces incluso se potencia este efecto pintando de blanco los 20 o 30 centímetros superiores de los muros: de este modo, esquinas y los ángulos quedan atenuados, pronunciando la sensación de amplitud.

Sin embargo, a veces, el exceso de blanco en las paredes puede disminuir la sensación de volumen y presentar espacios demasiado planos. Para evitarlo, se puede optar por limitar el blanco a detalles como ventanas o puertas, o combinarlo con otros colores.

Además de la claridad del color, es recomendable elegir colores cálidos, especialmente en las estancias más sombrías.

El color de los revestimientos

Cuando hablamos revestimientos, la elección del color es aún más delicada que cuando elegimos la pintura de las paredes, porque no será de tan fácil sustitución en caso de que el resultado final no nos convenza.

Sin embargo, el revestimiento aporta más propiedades que pueden influir de una forma u otra sobre la luminosidad de las estancias. Por ejemplo, su acabado. Los acabados pulidos y brillantes pueden ayudarnos a potenciar el efecto de luminosidad que aportan los colores claros.

De hecho, en algunas estancias pequeñas, como cocinas de muy reducidas dimensiones, se pueden emplear azulejos blancos muy brillantes, que reflejen la luz y multipliquen su efecto.

Para conseguir el efecto deseado, es necesario contactar con especialistas que puedan asesorarnos correctamente y con conocimiento experto del producto.

Por eso, en Garro, nos ocupamos de formar de forma continua a nuestro equipo de profesionales. Además, contamos también con la colaboración de diferentes fabricantes que nos facilitan apoyo y formación especializada.

¿Tienes dudas?