93 654 60 00 | 93 840 90 86
Seleccionar página

Reforma del baño: ¿bañera o plato de ducha?

Cuando pensamos en reformar el baño, uno de los principales interrogantes que se nos plantean es si vamos a instalar una bañera o si preferimos optar por un plato de ducha. Ambas posibilidades tienen ventajas e inconvenientes, así que la decisión debe estar bien meditada.

 

Plato de ducha o bañera. ¿Qué debemos tener en cuenta?

Elegir entre plato de ducha y bañera no es solo una cuestión estética o de gusto personal: existen multitud de variables que tendremos que considerar antes de decidirnos, si no queremos cometer errores que arrastraremos durante mucho tiempo.

Algunas de estas variables ni siquiera dependen de nosotros como, por ejemplo, el espacio disponible: en baños de dimensiones muy reducidas, difícilmente podremos plantearnos la opción de la bañera mientras que los espacios grandes nos permitirán elegir basándonos en nuestras preferencias y prioridades.

Además del espacio disponible, tendremos que valorar de qué presupuesto disponemos y qué necesidades tenemos ahora mismo, pero también cuáles prevemos tener en un futuro más o menos cercano.

Por ello, debemos sopesar ventajas e inconvenientes de cada opción y conocer todas las posibilidades.

Ventajas de la bañera

La bañera es, para muchas personas, sinónimo de descanso y confort. A nivel estético, también supone un plus de elegancia y distinción.

Pero, por encima de ello, la principal ventaja de la bañera sobre el plato de ducha es que las bañeras nos permiten darnos un baño, pero también ducharnos, cumpliendo así una doble función que el plato de ducha no puede ofrecer.

Además, para familias con hijos pequeños, la bañera suele resultar mucha más práctica al facilitar el baño tanto de los niños más pequeños como el de los mayores. Si bien es cierto que existen bañeras portátiles que pueden usarse dentro del plato de ducha, también lo es que no suelen ser útiles para niños mayores de 3 o 4 años.

Si nos decidimos por instalar una bañera en nuestro baño, disponemos de opciones distintas según el espacio del que dispongamos y nuestras preferencias. Es muy recomendable que contactemos con un asesor profesional, que nos informe sobre cuestiones técnicas concretas como, por ejemplo:

 

¿Por qué elegir un plato de ducha?

Si la bañera es asociada al confort y el bienestar, el plato de ducha tiende a asociarse con la funcionalidad y al dinamismo.

Su ventaja más destacada es el espacio: sus dimensiones nos permiten tanto ubicarlo en los baños más pequeños como elegir los modelos de mayores dimensiones para los baños más amplios. Con ello, ganaremos espacio para hacer de nuestro baño un espacio más cómodo y acogedor, para incluir en él muebles más espaciosos, módulos de almacenaje o, simplemente, para conseguir una sala diáfana y espaciosa en la que relajarnos.

Otra ventaja del plato de ducha tiene que ver con la accesibilidad. En el caso de que en la familia existan personas con movilidad reducida o, simplemente, con dolores articulares en las piernas, el plato de ducha es la opción más recomendable.

Por otra parte, la ducha suele ser económicamente más ventajosa en dos aspectos. Por norma general, suele ser una opción menos cara que la bañera, tanto por lo que respecta al material como a su instalación. Además, el gasto de agua en la ducha es, en condiciones normales, inferior al que haríamos en una bañera.

Decorar la ducha o la bañera. ¿Por dónde empezamos?

Tanto si optamos por la bañera como por el plato de ducha, tenemos multitud de posibilidades en lo que se refiere a la estética y la decoración.

Una parte fundamental tanto en la bañera como en el plato de ducha es la mampara, no solo por su valor estético sino por su funcionalidad. Especialmente en espacios reducidos, nos conviene elegir una mampara de puertas deslizables. En este caso, tengamos la precaución de averiguar si el modelo de nuestra elección dispone de un sistema fácil de liberación de puertas para facilitar la limpieza entre cristales.

Otro elemento que debemos elegir con cuidado en ambos casos, es la grifería, desde los modelos más actuales como los más retro, según sea el estilo que hayamos elegido.

Para dar más vida al plato de ducha e incrementar la comodidad, podemos instalar estantes que nos servirán tanto para colocar jabones y utensilios de baño como elementos meramente decorativos. En el caso de la bañera, podemos acentuar la sensación de confort y bienestar incorporando elementos como velas, flores o plantas y jugar con la iluminación para crear ambientes relajantes.

 

En Garro, disponemos de todo tipo de soluciones para las reformas de baños, desde los más sencillos hasta los modelos más sofisticados. Para acertar, tenemos asesores especializados que le informarán sobre los productos más adecuados, para garantizar el mejor resultado posible tanto si se trata de una reforma como de una obra nueva.

¿Tienes dudas?